Esta primavera más fauna y flora en Madrid Río

Si hace unos meses apuntábamos que la renaturalización del río Manzanares conseguiría un crecimiento de las especies que habitan en él, ahora lo confirmamos. Esta primavera han sido avistadas una familia de ocas del Nilo entre un total de 35 especies de aves. Sí, como lo oyen, ocas de Egipto. Sus padres proceden del lejano país y ahora ya son siete los miembros de este clan. Han anidado -nada menos- que debajo del Puente de Segovia.

Y es que esta primavera parece estar siendo de lo más prolífica. Desde el Puente de la Reina Victoria y el Puente Praga se puede ver a multitud de aves que corren con sus polluelos río arriba y abajo en busca de comida. Las más frecuentes son las ánades. Además de los paseantes que se paran a echarles pan, se pueden ver a muchos aficionados a la ornitología con sus prismáticos para no perderse el espectáculo de la naturaleza. No es para menos, otras aves que se pueden encontrar son el pájaro carpintero, el ruiseñor bastardo, la garza real,  la cigüeña, la paloma torcaz y la  golondrina.

Flora de altura

Pero la apertura de compuertas también ha provocado el surgimiento de nueva flora en las isletas que se crearon de manera natural. El poco caudal del río propició el crecimiento de las eneas, los juncos y los carrizos. Son los que más abundan. Entre ellos han empezado a brotar -también- una buena cantidad de álamos y sauces. Y parece que muchos de ellos ya superan los tres metros de altura.

Entre las presas número 4 y 6, cuya distancia es de dos kilómetros de longitud, es muy común ver carpas y buenos ejemplares de barbos, el pez autóctono del río que está en el momento de cría. La zona que ha quedado estancada sin aumento de flora ni de fauna es la comprendida entre el Puente de la Reina y el Puente de los Franceses. Están previstas obras de remodelación para principios de verano que incentiven la reproducción de más aves.

 

Plan de Ordenación del Uso Público del Retiro

Los grandes parques urbanos como El Retiro, localizados en el centro de capitales de primer orden, son referentes de uso público para ciudadanos y foráneos.  Su ubicación, belleza, conexión con la urbe e historia, los convierten en símbolos de la ciudad, reflejando los valores y atractivos de las mismas. Este es nuestro caso.

El Retiro es uno de los lugares más visitados de Madrid por el que pasan millones de usuarios al año. Es un espacio de recreo, paseo, ejercicio, relajación o diversión que se disfruta de manera individual, familiar o grupal. Destaca por su carácter de jardín histórico. Es un ejemplo de la evolución del paisajismo y la jardinería de los cuatro últimos siglos y es una muestra excepcional de arquitectura y arte. La suma de todos sus atributos le ha conducido a ser reconocido como bien cultural y así está catalogado (BIC).

Con el fin de poner en valor y salvaguardar los valores históricos del citado parque, se presentó la candidatura del «Sitio del Retiro y el Prado» para Patrimonio Mundial de la Unesco. En 2014 fue incluida en la Lista Indicativa de España como paso previo para su declaración definitiva. Esta inclusión de la candidatura madrileña en la lista española fue decidida por el Consejo de Patrimonio Histórico.

Acciona y Cesyt,impulsores del Plan

En este sentido, es un privilegio para Acciona -empresa responsable del contrato de conservación integral de los Parques Históricos de Madrid y más concretamente de los Jardines del Buen Retiro- desarrollar un Plan de Ordenación del Uso Público de este enclave paisajístico. Un honor que comparte con Cesyt, consultora especializada en Medio Ambiente y estrategias de desarrollo sostenible, protagonista –también- de dicho plan.

Los datos citados más arriba, unidos al hecho de que El Parque del Retiro es uno de los parques urbanos más grandes del mundo y clave en la configuración de la ciudad de Madrid hace que se plantee este plan. Con un importante y difícil reto: preservar los valores que se han construido y prolongado a través de la historia, al tiempo que se mantiene como espacio natural de distintos usos. Todo ello en un perfecto equilibrio que garantice la protección del conjunto no sólo a los visitantes actuales, sino también a futuras generaciones.

De este modo, este Plan de Ordenación arranca concibiendo el Parque de El Retiro como espacio público centrado en el usuario. Un usuario que se contempla como aliado, no como riesgo. Que es considerado desde el potencial, la inspiración y los activos que ofrece una comunidad local comprometida con sus espacios públicos. Un usuario que forma parte de la planeación, el diseño y el manejo del espacio. Lo que genera un lazo cuya consecuencia redunda en una fuerte vinculación con el mismo, haciéndole responsable y comprometido con su cuidado y con el mantenimiento de sus valores. Partimos de la vieja máxima de la educación ambiental: conocer para valorar, valorar para proteger.

Para el desarrollo de este plan se han establecido unos objetivos para los usuarios y otros para la gestión de las actividades y los equipamientos, sobre los que se ejecutarán las acciones de los diferentes programas. De este modo se podrá realizar un seguimiento que garantice la consecución de los objetivos del Plan.

Participación, análisis y diagnóstico

En primera instancia, nos interesa, principalmente, conocer a fondo el perfil y número de los visitantes del parque. Además del uso que realizan del mismo y sus expectativas, así como el impacto actual y potencial sobre los valores del parque. Pondremos la vista en la accesibilidad, las conexiones, la movilidad, la sociabilidad, el confort y la imagen, entre otros factores.

Para ello tendremos en cuenta la opinión de todos los agentes implicados, desde los trabajadores del mismo hasta los vecinos, asociaciones o visitantes. Su participación es de máxima importancia. La metodología incluye diferentes recursos como los sistemas de detección de presencia, por ejemplo. Otro medio serán las encuestas que se realizarán a lo largo de las distintas estaciones del año. Las primeras tendrán lugar el viernes 19, sábado 20 y domingo 21 de mayo, en diferentes puntos móviles de los Jardines del Buen Retiro.

Los datos obtenidos de todas las herramientas se cruzarán y enriquecerán los resultados. Serán de máxima utilidad ya que nos permitirán realizar análisis y posterior diagnóstico. Porque el Parque del Retiro merece el más alto nivel de protección, conservación y manejo. Es un símbolo de Madrid que genera identidad, refleja la calidad de vida y visualiza el importante patrimonio de la ciudad ¿Quieres saber más?

Cesyt patrocina la presentación del informe FAO sobre “Bosques urbanos y periurbanos. Directrices internacionales y líneas de investigación”

Los bosques urbanos y periurbanos son, a día de hoy, elementos necesarios para un desarrollo urbano sostenible. Solo un 2 por ciento del planeta está ocupado por ciudades pero consumen el 75% de sus recursos naturales. Una cifra nada desdeñable si tenemos en cuenta las estimaciones a corto plazo. En 2050 se prevé que el 70 por ciento de la población mundial viva en ciudades y pueblos. Por tanto, todo lo que sume es más que necesario para disfrutar de una calidad de vida sostenible.

Hace unos años la FAO abrió un proceso de estudio para elaborar unas directrices cuyo objetivo fuera optimizar la contribución de los árboles a las ciudades. En este sentido, científicos, profesionales y administradores públicos de todo el mundo se reunieron para discutir sobre las  claves del desafío de la silvicultura urbana. Finalmente, fue un equipo más reducido de expertos los que definieron y concretaron este vasto conocimiento.

El resultado de aquella iniciativa es la publicación de “Guidelines on Urban and Peri-Urban Forestry”. Un documento dirigido a un público general que ofrece las directrices a seguir para potenciar los bosques urbanos y periurbanos que satisfagan las necesidades presentes y futuras de las ciudades respecto a servicios ecosistémicos. Con este estudio también se pretende crear y/o aumentar la conciencia de la comunidad sobre la importancia de los bosques y árboles en la ciudades. Factores clave que mejoran la calidad de vida y la sostenibilidad global.

Presentación del informe

La presentación de este valioso documento tendrá lugar el próximo viernes 26 de mayo. La jornada titulada “Bosques urbanos y periurbanos. Directrices internacionales y líneas de investigación” comenzará a las 10 horas en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica, Alimentaria y de Biosistemas (ETSIAAB) de la
Universidad Politécnica de Madrid. Y acabará a las 14 horas después de diversas ponencias de especialistas en la materia. El acto está patrocinado por nosotros: Cesyt Consultoría Estratégica de Servicios y Territorios, además de Dasotec, Tecnigral Consultoría Medioambiental.

Para la celebración del evento se ha contado con la colaboración del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, el Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Galicia, la Federeación Española de Municipios y Provincias + Biodiversidad y la Red de Gobiernos Locales y el Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Centro y Canarias. La inscripción es gratuita hasta completar el aforo. Así que los interesados solo tienen que completar el registro que se encuentra en este programa. Después enviarlo a la dirección de correo electrónico de la secretaría de la AEPJP: secretaria@aepjp.es

 

 

Clones de olmos en la Casa de Campo

Los alrededores del lago de la Casa de Campo cuentan desde el pasado mes de marzo con 50 nuevos ejemplares de olmos (Ulmus minor) resistentes a la grafiosis. Ha sido gracias al Programa Nacional de Mejora y Conservación de los Recursos Genéticos de los Olmos Ibéricos. También hay que agradecérselo a la Dirección General de Desarrollo Rural y Política Forestal del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente y a la Escuela de Montes de la Universidad Politécnica de Madrid, que los han cedido al Ayuntamiento de Madrid.

La grafiosis es una enfermedad causada por un hongo que transporta y propaga un tipo de escarabajo. Lo que ha provocado que mueran en las últimas décadas millones de olmos en Europa y Norteamérica. En Madrid hay unos 60.000 olmos entre los plantados en calles y parques menores. Alrededor de 13.000 en parques históricos y singulares. Y en la Casa de Campo existen 30.000 olmos entre los adultos existentes y los ejemplares jóvenes, que han nacido y rebrotado recientemente.

Con estos datos es viable que la especie sobreviva los próximos 10 años. El riesgo es que la grafiosis afecta a los rebrotes, ya que esta enfermedad actúa solo cuando los árboles tienen suficiente grosor. Por su parte, el Plan Estratégico de Zonas Verdes, Arbolado y Biodiversidad que prepara el Ayuntamiento de Madrid contemplará actuaciones en las que se utilizan las especies propicias de cada uno de los ecosistemas urbanos. Así se asegura la sostenibilidad del arbolado y la viabilidad de la biodiversidad asociada al mismo.

Olmos clonados

Ahora, el objetivo de los investigadores es obtener más plantas con esos potentes genes, para obtener clones y trasplantarlos a los lugares donde se encuentra su hábitat. Si esto se consigue la continuidad estaría asegurada. El primer paso es rastrear los árboles que sobreviven en España. El trabajo es tedioso, solo un 0,02% de los olmos autóctonos que se evalúan son resistentes. De ellos, se toman muestras para reproducirlos in vitro y obtener clones. El resultado son miniarbolitos que crecen en pequeños recipientes esterilizados.

Pero ahí no acaba todo. La progresión hay que verla a medio plazo. A los cuatro años son plantados en parcelas experimentales donde se les inoculan el hongo. Los que sobreviven son seleccionados. Los progresos son cada vez mejores. De cada 100 plantados salen adelante unos cincuenta. Esperemos que esta tendencia sigue yendo al alza para que podamos seguir manteniendo esta especie.

 

 

 

 

El Día de la Primavera en el Parque Felipe VI

Si todavía no tienes planes para este sábado 6 de mayo te proponemos uno más que recomendable. El Ayuntamiento de Madrid ha promovido, con la colaboración del Grupo Ute-Eulen Ortiz y Cesyt, el Día de la Primavera. La cita será en el Parque Felipe VI, situado en el distrito de Valdebebas. Esperamos que sea un día muy especial en el mayor parque urbano de Madrid.

Es el primer evento que se realiza en el Felipe VI y la pretensión es que sirva para dar a conocer este singular espacio. Sin olvidarnos de los vecinos, que son quienes lo conocen bien, que deseamos que participen de manera activa. El objetivo es que sea una jornada festiva y de encuentro entre todos los visitantes.

Para los que aún no conozcan este espacio verde, solo algunos datos. Cuenta con más de 310.000 árboles y 317.000 arbustos. Está dotado de 32 kilómetros de senderos y cinco de carril- bici, también está pensado para el uso y disfrute de todos los ciudadanos, ya que cuenta con merenderos, zonas de descanso y juegos para niños… etc. Dispone, incluso, de un río artificial y dos lagunas, un manantial natural y un humedal, lo que le convierte en un parque forestal con vegetación típica de cinco ecosistemas de la zona central de la península.

Los colores del parque

Hechas ya las presentaciones os contamos los planes que tenemos para celebrar el Día de la Primavera. Este es el primer acto que se va a celebrar en el Felipe VI, así que la pretensión es dar a conocer este espacio contando, claro está, con los vecinos que son los que mejor lo conocen y que confiamos en que participen de forma activa. La idea es que sea una jornada festiva y de encuentro para todos.

En la mañana se han planteado distintas actividades bajo el lema “Los colores del parque”. A las 10.30 comenzará un maratón fotográfico que consistirá en un recorrido con paradas de control por el parque. Los participantes centrarán su atención en diferentes aspectos dados por la organización a lo largo de cinco etapas. Cada etapa tendrá una duración aproximada de treinta minutos y al final de cada una habrá punto de control.

Las etapas serán la zona de las pasarelas, con temática de agua; las terrazas, con temática de vegetación; zona de arboreto, con temática de caminos; zona de fin de arboreto y laberinto, con temática de fauna; y la última, el Mirador, con temática de paisaje. Los participantes que lleguen hasta el final entregarán una tarjeta fotográfica con diez fotos (dos por etapa) que serán las que irán a concurso.

Premios del concurso

Los ganadores del concurso se dirán por la tarde y los premios establecidos serán los siguientes:

– 1º Premio Mejor Fotografía: 275€.

– 2º Premio Mejor Fotografía: 200€.

– 3º Premio Mejor Fotografía: 135€.

– Mejor Interpretación: Beca al 100% para un concurso de fotografía completo.

– Originalidad: Beca al 100% para un curso de fotografía completo.

– Instagram*: Beca al 100% para un curso de fotografía completo.

Para posibilitar que participe en el concurso la gente que acuda con teléfono móvil y, a la vez, dinamizar la actividad en redes sociales, se ha planteado este último premio. Para poder optar al premio Instagram, los participantes deberán etiquetar las fotografías que quieran y realicen durante el concurso (10.30 y las 15.00) con el hashtag #fotomaratonfelipevi.

Un parque para vivirlo

Por la tarde la temática es “Un parque para vivirlo”. Desde las 10 de la mañana y hasta las 19 horas estará a disposición de los visitantes un espacio gastronómico para que puedan disfrutar de un rato agradable. Se instalarán entre ocho y diez foodtrucks con comida tipo perritos, hamburguesas, ensaladas, bocadillos, crepes, helados, etc .

Y para los más pequeños, está previsto que por la tarde se organicen juegos infantiles del tipo pañuelo, comba, carreras de sacos, balón prisionero o juegos tradicionales. Y para rematar la jornada, la Orquestina del Valle nos deleitará desde las 17.30 a las 19.30 horas. Sus músicos han estado en la entrega de premios de la academia de cine, la inauguración del festival internacional de títeres “Titirimundi” de Segovia, la celebración y baile del 25 aniversario de la película “Tasio”, así como en la gala para conmemorar el 125 aniversario del Circulo de Bellas Artes de Madrid.

La energía eólica, la renovable más rentable

La energía eólica es la renovable con más proyección en nuestro país. Está considerada como la más desarrollada y madura y la segunda en nivel de producción. Se ha convertido en la gran impulsora de I+D y es una importante fuente de ingresos del Estado. Por todas estas razones y porque la electricidad que genera es “verde”, consideramos que tiene un potencial extraordinario para un futuro más limpio.

Lo cierto es que la energía eólica tiene un papel protagonista desde tiempos remotos. Muchas civilizaciones la emplearon como fuerza motriz para sus molinos o barcos a vela. A principios del S. XX se conciben los aerogeneradores, que aprovechan esta fuente de energía renovable para generar electricidad. A partir de ese momento se multiplicaron los postes de grandes dimensiones con una hélice central. Y se diseminaron por los campos de nuestro país y, también, sobre el agua.

El mecanismo de funcionamiento es sencillo. Las hélices se mueven en función de la velocidad del viento. Mediante un sistema de tipo mecánico gira el rotor de un generador que es el que produce la energía eléctrica. Los campos eólicos suelen establecerse en las zonas en las que hay más viento para que se aproveche de manera más eficiente. La pretensión, además, es que el impacto ambiental sea el menor posible.

Datos favorables

Con el aumento de la potencia instalada de 38 MW, esta fuente de energía inagotable se ha convertido en la segunda fuente de generación eléctrica en España en 2016. Lo que sitúa a España en el quinto lugar mundial en términos de potencia eólica instalada. Estaríamos después de China, Estados Unidos, Alemania e India. La contribución de la energía eólica al PIB es del 0.25%, los que representa unos 2.700 millones de euros.

Los datos resultantes de su explotación son más que óptimos, si tenemos en cuenta que esta industria exporta tecnología por valor de 2.900 millones de euros al año. Se estima que la inversión en I + D para innovar y desarrollar estas tecnologías es de unos 85.5 millones de € cada año. La conclusión sería que, además de que las cuentas económicas salen favorables , su empleo preserva el medio ambiente, lo que supone un valor añadido.

 

 

Cesyt trabaja por el control de las especies plaga en Pozuelo de Alarcón

El año pasado Cesyt se empleó a fondo en el control de las especies plaga. Lo hizo en el Parque de las Cruces, el Parque del Moro y el Parque del Oeste de Madrid y se centró principalmente en las cotorras. El proyecto se ha extendido a Pozuelo y ahora la acción se amplía a las palomas y los conejos. Para salvaguardar la biodiversidad se hace necesario el control de ciertas especies consideradas como plaga. Lo son porque el número excesivo de ejemplares y su facilidad para establecerse y procrear pueden acarrear problemas colaterales de una importancia más que considerable.

La Ley 42/2007 de 13 de diciembre del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad define a las especies exóticas invasoras como “aquella que se introduce o establece en un ecosistema o hábitat natural o seminatural y que es un agente de cambio y amenaza para la diversidad biológica nativa, ya sea por su comportamiento invasor, o por el riesgo de contaminación genética”.

Esta misma ley estableció en su artículo 61.1, el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras. En él se incluyen aquellas especies y subespecies exóticas invasoras que constituyan -de hecho- o puedan llegar a constituir una amenaza grave para las especies autóctonas, los hábitats o los ecosistemas, la agronomía y/o para los recursos económicos asociados al uso del patrimonio natural.

Cotorras, conejos y palomas

El problema de las cotorras es que anidan comunitariamente en los árboles provocando daños en los brotes y ramas. Este peso excesivo es considerado, también, muy peligroso para los usuarios de los parques. Pero lo más grave es que las aves, en general, pero las cotorras en particular, transmiten enfermedades como la gripe aviar y la salmonelosis ocasionando neumonías atípicas a las personas.

Las palomas han conseguido que las ciudades y, Pozuelo, en particular, sea el lugar perfecto para encontrar su hogar. En este caso, los daños son materiales, mayoritariamente, por causa de sus heces. Los conejos, por su parte, es otra de las especies que empieza a ser preocupante, por su proliferación. Cesyt trabajao con las administraciones públicas para adoptar las medidas necesarias de gestión, control y posible erradicación de dichas especies. Medidas cuya última pretensión es reforzar la protección del medio natural y la biodiversidad en España.

El jardín vertical más grande del mundo

En las ciudades de este primer mundo globalizado es difícil que la vegetación forme parte del hábitat común. La casa, el trabajo, los espacios públicos carecen, en buena medida, de suelo y tierra para plantar. Los jardines verticales son una solución para adaptar la naturaleza viva a los espacios artificiales donde vivimos. El edificio Santalaia de Colombia es una prueba de ello convirtiéndose en el jardín vertical más grande del mundo.

Lo cierto es que el edificio Santalaia de Bogotá es una verdadera obra maestra, tanto desde el punto de vista arquitectónico como medioambiental. Es un espectacular jardín vertical cuyo techo y paredes exteriores son verdes, una alternativa sostenible para que las ciudades sean menos grises. Se terminó a principios de 2016 y, hasta la fecha, es el jardín vertical más grande del mundo. Todo el que lo ve coincide en que es una obra de gran impacto visual y ambiental.

Diseño y biodiversidad en uno

Ha sido diseñado y construido por la firma Exacta Proyecto Total. Fueron ellos quienes construyeron el jardín con Groncol, utilizando la tecnología de la empresa española Paisajismo Urbano. Solo han tardado ocho meses en levantar este coloso de más de 3.100 metros cuadrados. Su cobertura vegetal está compuesta por cerca de 115.000 plantas de diez especies y cinco familias diferentes. Lo que le convierte en un edificio vivo con capas uniformes de plantas tanto en color como en volumen.

Uno de los retos ha sido el sistema de riego. Conseguido gracias a los 42 sectores que se regulan automáticamente con la humedad y la radiación solar. En el proceso tiene vital importancia una planta de tratamiento de agua que recicla la que sobra del riego, el agua de la lluvia y las aguas grises del edificio. Si a esto le añadimos que la vegetación exterior del muro es capaz de producir el oxígeno necesario anual de 3000 personas y eliminar 2000 toneladas de gases nocivos al año, el resultado es más que óptimo.

 

 

 

 

El valor mediambiental, factor determinante en la elección de vacaciones

Ahora que tenemos la Semana Santa a la vuelta de la esquina es hora de ir pensando en vacaciones. Cuando nos planteamos salir unos días de la rutina ¿en qué pensamos? ¿qué es lo que realmente nos impulsa a decidirnos por un destino y no otro? Influyen muchos factores personales, por supuesto, pero -parece- que el valor medioambiental también importa. Al menos, es lo que se desprende de un estudio del barómetro Flash 432 sobre Turismo de la Unión Europea.

Como sabéis, estamos celebrando el Año Internacional del Turismo Sostenible. Y lo cierto es que el resultado de dicho análisis arroja unos resultados, en este sentido, muy optimistas. Si analizamos las inclinaciones de los españoles, constatamos que el 23 por ciento tenemos en cuenta el valor ambiental de un destino a la hora de elegirlo como lugar de vacaciones.

Para los europeos, la naturaleza es la tercera causa por la que visitan un lugar. En primera instancia, prima la combinación sol y playa y, después, las visitas a la familia y amigos. Concretamente, el 31 por ciento de los ciudadanos de la UE tienen presentes los valores naturales del destino a la hora de tomar una decisión para sus días de asueto. Y van más allá. Si deciden volver, para el 45% de ellos, las características naturales son determinantes.

La ornitología al alza

Nuestro país tiene una privilegiada situación geográfica además de una amplia diversidad de hábitats. Contamos desde zonas áridas como Almería hasta los bosques atlánticos de la cornisa cantábrica. Según la organización conservacionista SEO/BirdLife, los turistas aficionados a la observación de aves tienen muchos escenarios para la práctica de esta actividad. Doñana, Monfragüe, el Delta del Ebro, las Tablas de Daimiel o L’Albufera de Valencia son zonas más que conocidas internacionalmente entre los llamados “birdwatchers”.

España se convierte así en un destino ornitológico sostenible. Un potencial que genera riqueza, empleo verde y desarrollo rural. Dicha ONG pone a disposición del público las diez reservas ornitológicas que gestiona en el territorio nacional, como Los Albardales (Madrid), la laguna de El Oso (Ávila) o Palacios de Compludo (León). Unos espacios que “alojan hábitats y biodiversidad muy representativos, dan cobijo a auténticas joyas para los pajareros y contribuyen a completar la Red Natura 2000 a lo largo y ancho del territorio”.

 

El cambio climático reducirá nuestros bosques

Que el cambio climático es un problema grave es una obviedad. Y que las oscilaciones del clima de nuestro planeta han existido siempre, también lo es. La diferencia sustancial son las causas de este fenómeno. Hasta hace no mucho eran son solo los procesos naturales los responsables. Lo bueno era que se autoregulaban. En el último siglo, la acción del hombre ha provocado que los parámetros climáticos hayan variado a un ritmo más que vertiginoso.  Lo explicamos.

Lo que conocemos como “efecto de invernadero” es un proceso en el que la radiación térmica emitida por la superficie planetaria es absorbida por los gases de efecto invernadero atmosférico. No todos los gases son nocivos, pero, otros lo son y mucho. Por ejemplo, el dióxido de carbono, el óxido nitroso y el metano. Estos son liberados por la industria, la agricultura y la combustión de combustibles fósiles. Lo que pone en evidencia que los modelos de producción y de consumo energético de los países desarrollados son los principales artífices de que la concentración de gases haya aumentado un 30% desde el siglo pasado.

Resultados preocupantes

El aumento de las temperaturas y la mayor duración e intensidad de las sequías supondrá una reducción en el crecimiento de los bosques de nuestro país. Así se desprende de una investigación llevada a cabo por instituciones de la talla del Instituto Pirenaico de Ecología (IPE-CSIC) de Huesca, la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, la Complutense de Madrid, la de Columbia en Estados Unidos y el Instituto Federal Suizo de Investigaciones sobre el Bosque, la Nieve y el Paisaje.

En el estudio se han analizado más de 4.000 árboles de 110 bosques del Pirineo y el Sistema Ibérico. Los investigadores han usado un modelo matemático que estima cómo cambiará la anchura de los anillos de crecimiento de los árboles, en función del clima. Se han contemplado distintos escenarios de emisión de gases de efecto invernadero. Y, finalmente, han evaluado la vulnerabilidad de los bosques en función de las diferentes posibilidades climáticas.

Los resultados obtenidos arrojan conclusiones muy graves. El escenario de mayor emisión de gases invernadero se sitúa en los bosques situados más al sur, ubicados en zonas más secas. Son principalmente bosques de especies como el pino albar y el abeto. Estos serán los más vulnerables. Su crecimiento se verá mermado desde un 11 hasta un 16% menos, a partir del año 2050. Una fecha que está a la vuelta de la esquina.