Cesyt trabaja por el control de las especies plaga en Pozuelo de Alarcón

Cesyt trabaja por el control de las especies plaga en Pozuelo de Alarcón

El año pasado Cesyt se empleó a fondo en el control de las especies plaga. Lo hizo en el Parque de las Cruces, el Parque del Moro y el Parque del Oeste de Madrid y se centró principalmente en las cotorras. El proyecto se ha extendido a Pozuelo y ahora la acción se amplía a las palomas y los conejos. Para salvaguardar la biodiversidad se hace necesario el control de ciertas especies consideradas como plaga. Lo son porque el número excesivo de ejemplares y su facilidad para establecerse y procrear pueden acarrear problemas colaterales de una importancia más que considerable.

La Ley 42/2007 de 13 de diciembre del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad define a las especies exóticas invasoras como “aquella que se introduce o establece en un ecosistema o hábitat natural o seminatural y que es un agente de cambio y amenaza para la diversidad biológica nativa, ya sea por su comportamiento invasor, o por el riesgo de contaminación genética”.

Esta misma ley estableció en su artículo 61.1, el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras. En él se incluyen aquellas especies y subespecies exóticas invasoras que constituyan -de hecho- o puedan llegar a constituir una amenaza grave para las especies autóctonas, los hábitats o los ecosistemas, la agronomía y/o para los recursos económicos asociados al uso del patrimonio natural.

Cotorras, conejos y palomas

El problema de las cotorras es que anidan comunitariamente en los árboles provocando daños en los brotes y ramas. Este peso excesivo es considerado, también, muy peligroso para los usuarios de los parques. Pero lo más grave es que las aves, en general, pero las cotorras en particular, transmiten enfermedades como la gripe aviar y la salmonelosis ocasionando neumonías atípicas a las personas.

Las palomas han conseguido que las ciudades y, Pozuelo, en particular, sea el lugar perfecto para encontrar su hogar. En este caso, los daños son materiales, mayoritariamente, por causa de sus heces. Los conejos, por su parte, es otra de las especies que empieza a ser preocupante, por su proliferación. Cesyt trabajao con las administraciones públicas para adoptar las medidas necesarias de gestión, control y posible erradicación de dichas especies. Medidas cuya última pretensión es reforzar la protección del medio natural y la biodiversidad en España.

Leave Comment