Controlemos a las cotorras

Controlemos a las cotorras

Muchos os habréis fijado en el exceso de cotorras que sobrevuelan el cielo madrileño. El caso es que esta ave, originaria de Sudamérica, ha encontrado las condiciones adecuadas en Madrid para establecerse y procrear. Al ser una especie altamente sociable en su actividad cotidiana existen indicios de cría cooperativa. La situación actual es que el excesivo número de ejemplares puede acarrear problemas secundarios importantes, hasta el punto de llegar a ser considerada una plaga. Hoy os contamos por qué Cesyt trabaja por el control de la cotorra argentina.

El modus operandi de esta ave es el siguiente: nidifica comunitariamente en árboles o estructuras artificiales. Los nidos albergan, muchas veces, a más de una pareja. Y se instalan por todo el año lo que hace que crezcan progresivamente hasta alcanzar un tamaño importante. El peso excesivo de los nidos sobre las ramas las convierte en inestables. Y este hecho en sí mismo, dependiendo del emplazamiento, es un peligro para los usuarios de los parques. Como daños colaterales, los propios árboles, cuyos brotes y ramas tiernas sufren considerablemente, ya que las cotorras las cortan para reparar y ampliar sus nidos.

Parece que el origen de esta población de cotorras procede de individuos en cautividad fugados. Y de los ejemplares liberados por sus propietarios. A su favor tienen el clima, la ausencia de depredadores y la facilidad para obtener alimento. Para que nos hagamos una idea de su volumen damos solo algunos datos. Según la Sociedad Española de Ornitología, en 2015 en el municipio de Madrid había 2.198 nidos cuya población se estimaba en 6.291- 7.113 ejemplares, lo que supone un 35% de la población nacional y el 87% de la autonómica.

Problemas de salud pública

Con estas cifras, desde el punto de vista de la salud pública, se hace necesario un control de las cotorras. Las aves, en general, y, más concretamente, la familia a la que pertenece la Cotorra Argentina pueden padecer y transmitir psitacosis (ornitosis o clamidiosis), entre otras zoonosis (como gripe aviar y salmonelosis). Las aves enfermas eliminan el agente patógeno por las heces que, al desecarse, originan aerosoles. El problema llega cuando dichas aves infectadas transmiten la psitacosis a las personas ocasionando neumonías atípicas.

Por otro lado, el marco legislativo vigente, contempla a esta especie dentro del Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras (Real Decreto 630/2013, de 2 de agosto).  Según el cual, se deja constancia de que las administraciones competentes están obligadas a adoptar las medidas de gestión, control y posible erradicación de las especies incluidas en dicho catálogo.

Y en este sentido está trabajando Cesyt en colaboración con Valoriza, Acciona, Patrimonio Nacional y el Ayuntamiento de Pozuelo. El objetivo es reducir la población mediante la captura de ejemplares. Para ello se está recurriendo a diferentes métodos. El año pasado nos empleamos a fondo en el Parque de las Cruces, el Parque del Moro y el Parque del Oeste. Este año está previsto que sigamos con el proyecto en los mismos espacios además del Parque de la Fuente del Berro y en parques de Pozuelo de Alarcón ¿Quieres saber más?

 

Leave Comment