Día Mundial del Suelo

Hoy 5 de diciembre celebramos el Día Mundial del Suelo. En el marco de la Alianza Mundial por el Suelo, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) respaldó este día como un modo de incrementar la sensibilización de la importancia de cuidar y preservar el suelo a nivel mundial. Desde 2012 se vienen celebrando actos para celebrar este tema. El lema de la ONU de este año dice así: “el cuidado del planeta comienza por el suelo”.

La verdad es que no es para menos. Es un recurso crucial para la existencia de todos, un recurso que hace posible la vida sobre el planeta. Solo algunos datos relevantes a tener en cuenta: El suelo retiene el triple de carbono que la atmósfera lo que ayuda a luchar contra el cambio climático. Por otro lado, el 95% de los alimentos proviene de él y el 33% de los suelos del planeta están degradados.

Razones para cuidar del suelo

La FAO nos propone algunas buenas razones para cuidar de los suelos: Como hemos indicado más arriba, el 95% de los alimentos se produce en el suelo. Así que cuanto más cuidemos los suelos mejores serán las cosechas. Hay que tener en cuenta que es un recurso no renovable por lo que su preservación se hace necesaria para mantener la seguridad alimentaria.

Los suelos albergan la cuarta parte de la biodiversidad del planeta. Preservar la biodiversidad implica, pues, que nuestro planeta sea resiliente, adaptable y saludable. La agricultura orgánica, el pastoreo por rotación, la rotación de cultivos o la agricultura de conservación aumentarán de manera sostenible la productividad agrícola sin degradar ni el suelo ni el agua. Cuidarlos significa, también, mitigar las consecuencias del cambio climático. Ya que almacenan el carbono y disminuyen las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera.

Por otro lado, los suelos almacenan grandes cantidades de agua ayudando a los cultivos a afrontar las sequías. Además de ser claves para el suministro de agua limpia. Capturan, almacenan y filtran el agua lo que la hace segura para beber. Por último, tengamos en cuenta que de las bacterias del suelo se generan la mayoría de los antibióticos que conocemos. Así que su preservación es una cuestión de salud humana.

El lago de la Casa de Campo permanecerá seco ocho meses

Este mes comenzarán las obras por las que el lago de la Casa de Campo permanecerá seco durante ocho meses. Un lago que cuenta con una extensión de ocho hectáreas y más de 158.000 metros cúbicos de agua. La iniciativa del Ayuntamiento de Madrid consiste en construir un nuevo muro en su perímetro porque el actual sufre desprendimientos y limpiar el vaso -que no se vacía desde hace 22 años-.

Para ello, el Consistorio cuenta con un presupuesto de 2,6 millones de euros. Estas intervenciones conseguirán -además- dar una nueva imagen paisajística al entorno. Se pretende aportar mayor accesibilidad y dotar de un mobiliario urbano renovado y adaptado a la vegetación. Con ello, se potenciarán los usos de las zonas del lago, diferenciándooas y ofreciéndoles identidad propia.

Renovación de agua y especies

Respecto al agua evacuada la idea es que se estratifique según su calidad. La lámina superficial, más limpia, pasará directamente al río Manzanares. La del fondo irá a la red de saneamiento. Una vez depurada será  vertida al mismo río. Por su parte, la red de especies que viven en el lago y que están catalogadas como invasoras (carpas, carpines, percasoles y gambusias) serán sacrificadas -tal y como establece la legislación vigente-. Las que sean autóctonas y sean halladas, se “mudarán” al Manzanares.

Las obras contemplan una revisión a fondo de todas las infraestructuras. Una vez que terminen las obras, la idea es que el lago se llene con agua no potable. Paulatinamente, se irá repoblando con especies autóctonas. El resultado final será, muy probablemente, más que notable. Según el Consistorio, el proyecto de restauración ha tenido en cuenta la importancia histórica y patrimonial del entorno del Lago de la Casa de Campo, catalogado como Bien de Interés cultural en la categoría de Sitio Histórico. De tal manera que se puede asegurar que las actuaciones planificadas no supondrán ninguna alteración de los elementos patrimoniales, respetando su integridad en todo momento. 

 

 

 

El Ayuntamiento de Madrid pide la opinión ciudadana sobre zonas verdes

El Ayuntamiento de Madrid pide la opinión ciudadana sobre zonas verdes a través de Decide Madrid. Todo el que quiera participar podrá hacerlo a través de su web hasta el 25 de octubre. Se plantea el estado de conservación y mejora del patrimonio natural y la biodiversidad de la ciudad. La consulta es un debate participativo que servirá para elaborar el futuro Plan Estratégico de Zonas Verdes, Arbolado y Biodiversidad.

La pretensión del Área de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento es que se definan las estrategias. Unas líneas a seguir a medio y largo plazo sobre la conservación de zonas verdes, parques, jardines y arbolado viario. El plan contempla la distribución de los espacios públicos, su diagnóstico de estado actual, las funciones sociales y ambientales de los mismos, las conexiones entre ellos y las propuestas de actuación en un futuro.

Mayor calidad y biodiversidad

El objetivo del Plan Estratégico de Zonas Verdes, Arbolado y Biodiversidad es claro. Se trata de contribuir a la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos y de la biodiversidad de la ciudad. En la elaboración del citado plan han participado técnicos municipales, asociaciones, foros locales, grupos ecologistas, partidos políticos y trabajadores del sector medioambiental.

Ha llegado el momento de conocer las opiniones de la ciudadanía. La voz popular será de vital importancia para la elaboración posterior de propuestas. El proceso participativo es uno de los pilares en los que se fundamenta este plan. Así que si todavía no lo habéis hecho, os invitamos a participar. Es muy sencillo, desde aquí puedes dejar plasmada tu percepción.

Por un Parque Nacional Marino en El Hierro

Que la isla canaria de El Hierro tiene una rica biodiversidad es un hecho constatado. Por esta razón, diferentes asociaciones llevan trabajando desde 2014 para que sea considerado Parque Nacional Marino. Sería el primer parque de esta naturaleza en nuestro país. Un privilegio bien merecido del que nos sentiríamos muy orgullosos. De momento, se han reunido más de 10.000 firmas en apoyo a esta iniciativa.

Después de meses de trabajo de campo y de gabinete se redactó el documento de propuesta inicial de declaración. Un documento técnico que aglutinaba las características biológicas y ecológicas del espacio natural representado, además de sus valores patrimoniales. Incluía una propuesta inicial de los límites del futuro parque y de su zona periférica de protección.

Se establecía, también, un régimen jurídico y determinaba los municipios incluidos en el área de influencia socioeconómica. Por último, el informe analizaba los efectos de la futura declaración sobre los usos y actividades actuales así como su compatibilidad con la figura de Parque Nacional. Los contenidos de la propuesta ya fueron presentados a las autoridades pertinentes. En la actualidad, solo cabe esperar el veredicto.

Un fondo marino singular

La zona en cuestión es el Mar de las Calmas, un valioso enclave de naturaleza marina. Su declaración de Parque Nacional Marino convertiría a El Hierro en un destino de excelencia turística por la riqueza faunística que aloja. El paisaje submarino es espectacular. Es frecuente avistar de manera regular y cerca de la costa especies oceánicas como delfines, cachalotes, rorcuales y zifios de Cuvier y de Blainville, tortugas marinas, mantas diablo o el tiburón ballena.

Sus fondos marinos están poblados, además, de gorgonias, corales negros, ostras gigantes, esponjas de cristal y una variedad de peces e invertebrados única en todo el archipiélago canario. Esto, sumado a los abruptos fondos rocosos hace que el escenario sea, cuando menos, singular. Esperamos que se consiga tal declaración ya que sería una buena manera de garantizar la conservación de este extraordinario ecosistema.

 

Clones de olmos en la Casa de Campo

Los alrededores del lago de la Casa de Campo cuentan desde el pasado mes de marzo con 50 nuevos ejemplares de olmos (Ulmus minor) resistentes a la grafiosis. Ha sido gracias al Programa Nacional de Mejora y Conservación de los Recursos Genéticos de los Olmos Ibéricos. También hay que agradecérselo a la Dirección General de Desarrollo Rural y Política Forestal del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente y a la Escuela de Montes de la Universidad Politécnica de Madrid, que los han cedido al Ayuntamiento de Madrid.

La grafiosis es una enfermedad causada por un hongo que transporta y propaga un tipo de escarabajo. Lo que ha provocado que mueran en las últimas décadas millones de olmos en Europa y Norteamérica. En Madrid hay unos 60.000 olmos entre los plantados en calles y parques menores. Alrededor de 13.000 en parques históricos y singulares. Y en la Casa de Campo existen 30.000 olmos entre los adultos existentes y los ejemplares jóvenes, que han nacido y rebrotado recientemente.

Con estos datos es viable que la especie sobreviva los próximos 10 años. El riesgo es que la grafiosis afecta a los rebrotes, ya que esta enfermedad actúa solo cuando los árboles tienen suficiente grosor. Por su parte, el Plan Estratégico de Zonas Verdes, Arbolado y Biodiversidad que prepara el Ayuntamiento de Madrid contemplará actuaciones en las que se utilizan las especies propicias de cada uno de los ecosistemas urbanos. Así se asegura la sostenibilidad del arbolado y la viabilidad de la biodiversidad asociada al mismo.

Olmos clonados

Ahora, el objetivo de los investigadores es obtener más plantas con esos potentes genes, para obtener clones y trasplantarlos a los lugares donde se encuentra su hábitat. Si esto se consigue la continuidad estaría asegurada. El primer paso es rastrear los árboles que sobreviven en España. El trabajo es tedioso, solo un 0,02% de los olmos autóctonos que se evalúan son resistentes. De ellos, se toman muestras para reproducirlos in vitro y obtener clones. El resultado son miniarbolitos que crecen en pequeños recipientes esterilizados.

Pero ahí no acaba todo. La progresión hay que verla a medio plazo. A los cuatro años son plantados en parcelas experimentales donde se les inoculan el hongo. Los que sobreviven son seleccionados. Los progresos son cada vez mejores. De cada 100 plantados salen adelante unos cincuenta. Esperemos que esta tendencia sigue yendo al alza para que podamos seguir manteniendo esta especie.

 

 

 

 

Cesyt trabaja por el control de las especies plaga en Pozuelo de Alarcón

El año pasado Cesyt se empleó a fondo en el control de las especies plaga. Lo hizo en el Parque de las Cruces, el Parque del Moro y el Parque del Oeste de Madrid y se centró principalmente en las cotorras. El proyecto se ha extendido a Pozuelo y ahora la acción se amplía a las palomas y los conejos. Para salvaguardar la biodiversidad se hace necesario el control de ciertas especies consideradas como plaga. Lo son porque el número excesivo de ejemplares y su facilidad para establecerse y procrear pueden acarrear problemas colaterales de una importancia más que considerable.

La Ley 42/2007 de 13 de diciembre del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad define a las especies exóticas invasoras como “aquella que se introduce o establece en un ecosistema o hábitat natural o seminatural y que es un agente de cambio y amenaza para la diversidad biológica nativa, ya sea por su comportamiento invasor, o por el riesgo de contaminación genética”.

Esta misma ley estableció en su artículo 61.1, el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras. En él se incluyen aquellas especies y subespecies exóticas invasoras que constituyan -de hecho- o puedan llegar a constituir una amenaza grave para las especies autóctonas, los hábitats o los ecosistemas, la agronomía y/o para los recursos económicos asociados al uso del patrimonio natural.

Cotorras, conejos y palomas

El problema de las cotorras es que anidan comunitariamente en los árboles provocando daños en los brotes y ramas. Este peso excesivo es considerado, también, muy peligroso para los usuarios de los parques. Pero lo más grave es que las aves, en general, pero las cotorras en particular, transmiten enfermedades como la gripe aviar y la salmonelosis ocasionando neumonías atípicas a las personas.

Las palomas han conseguido que las ciudades y, Pozuelo, en particular, sea el lugar perfecto para encontrar su hogar. En este caso, los daños son materiales, mayoritariamente, por causa de sus heces. Los conejos, por su parte, es otra de las especies que empieza a ser preocupante, por su proliferación. Cesyt trabajao con las administraciones públicas para adoptar las medidas necesarias de gestión, control y posible erradicación de dichas especies. Medidas cuya última pretensión es reforzar la protección del medio natural y la biodiversidad en España.

El jardín vertical más grande del mundo

En las ciudades de este primer mundo globalizado es difícil que la vegetación forme parte del hábitat común. La casa, el trabajo, los espacios públicos carecen, en buena medida, de suelo y tierra para plantar. Los jardines verticales son una solución para adaptar la naturaleza viva a los espacios artificiales donde vivimos. El edificio Santalaia de Colombia es una prueba de ello convirtiéndose en el jardín vertical más grande del mundo.

Lo cierto es que el edificio Santalaia de Bogotá es una verdadera obra maestra, tanto desde el punto de vista arquitectónico como medioambiental. Es un espectacular jardín vertical cuyo techo y paredes exteriores son verdes, una alternativa sostenible para que las ciudades sean menos grises. Se terminó a principios de 2016 y, hasta la fecha, es el jardín vertical más grande del mundo. Todo el que lo ve coincide en que es una obra de gran impacto visual y ambiental.

Diseño y biodiversidad en uno

Ha sido diseñado y construido por la firma Exacta Proyecto Total. Fueron ellos quienes construyeron el jardín con Groncol, utilizando la tecnología de la empresa española Paisajismo Urbano. Solo han tardado ocho meses en levantar este coloso de más de 3.100 metros cuadrados. Su cobertura vegetal está compuesta por cerca de 115.000 plantas de diez especies y cinco familias diferentes. Lo que le convierte en un edificio vivo con capas uniformes de plantas tanto en color como en volumen.

Uno de los retos ha sido el sistema de riego. Conseguido gracias a los 42 sectores que se regulan automáticamente con la humedad y la radiación solar. En el proceso tiene vital importancia una planta de tratamiento de agua que recicla la que sobra del riego, el agua de la lluvia y las aguas grises del edificio. Si a esto le añadimos que la vegetación exterior del muro es capaz de producir el oxígeno necesario anual de 3000 personas y eliminar 2000 toneladas de gases nocivos al año, el resultado es más que óptimo.

 

 

 

 

Salvar la biodiversidad, un reto global

El pasado mes de diciembre se celebró en Cancún la décimotercera edición del convenio sobre Diversidad Biológica de la ONU. Una cita en la que se trataron los avances de la implementación de los compromisos adquiridos para preservar el planeta.  Se revisó el “Plan estratégico de la biodiversidad 2011-2020” y los objetivos Aichi sobre biodiversidad, acordados en 2010. Las conclusiones fueron bien claras: salvar la biodiversidad es un reto global en el que somos corresponsables junto con los cerca de doscientos países participantes.

Partimos de una situación no muy halagüeña. La ciencia sigue arrojando datos alarmantes del aumento de la tasa de extinción de especies en el planeta. Van desapareciendo más especies y a más velocidad. El último informe del Fondo Mundial por la Naturaleza (WWF) asegura que más de la mitad de los vertebrados ha desaparecido en los últimos cuarenta años. Una razón más que imperiosa que nos obliga a tomar medidas urgentes.

Trabajar juntos por la biodiversidad

Podemos mirar hacia otro lado y no ser conscientes de las graves consecuencias. Si seguimos así, se estima que de aquí a tres años desaparecerán dos tercios de las especies del planeta. Para evitarlo, el CBD y WWF Internacional han llegado a un acuerdo para impulsar la sensibilización y, por ende, el cumplimiento de la meta 1 de Aichi. Se trabajará conjuntamente en la implementación de la Estrategia Global de Comunicación del CDB. Un acuerdo en el que todas las partes implicadas harán su contribución.

Los objetivos de la citada meta 1 de Aichi son buscar las causas subyacentes de la pérdida de diversidad biológica. Al mismo tiempo se deben encontrar apoyos gubernamentales y en la sociedad para combatir dicho fenómeno. En
la actualidad, la pérdida de biodiversidad y el calentamiento del planeta son los principales problemas ambientales a los que nos enfrentamos los habitantes de este mundo globalizado. Lo peor es que tras el análisis de la cuestión, los resultados son pesimistas: los países con mayores recursos son los menos vinculados con las Metas de Aichi.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Conama, un referente de sostenibilidad

Este año, como no podía ser de otra manera, Cesyt ha asistido a Conama, el Congreso Nacional del Medio Ambiente. Una cita que, después de trece años, sigue siendo primordial para los que pensamos en verde y queremos un futuro más eficiente para nuestra ciudad, país, continente y planeta. Hablar de Conama significa hablar de un foro abierto, plural y participativo. Conama es un referente de sostenibilidad.

Hace solo un año que la ONU adoptó la Agenda para el Desarrollo Sostenible y también se firmaron los acuerdos de París sobre el cambio climático. Es en esa dirección en la que deben remar los gobiernos de este mundo globalizado. Con acciones que promuevan oportunidades de generación de empleo y bienestar sostenibles y en defensa de la biodiversidad. En este sentido, Conama se ha convertido en la plataforma idónea para hacer partícipes a todos los agentes implicados, desde la Administración y las empresas, hasta los investigadores o emprendedores.

Conama: La respuesta es verde

Es difícil abordar su completo y amplio programa. A grandes rasgos, podríamos resumir los temas principales en la puesta en marcha de la economía circular, la biodiversidad y la mitigación y adaptación al cambio climático. Pasando por ejes no menos importantes como la protección de la naturaleza, la gestión de los residuos, el modelo de transición energética, la apuesta por la movilidad eléctrica, la renovación urbana, el desarrollo rural, el ciclo del agua, la bioeconomía o el aprovisionamiento sostenible en la industria agroalimentaria.

Hasta ahora han sido muchos los diagnósticos que se han realizado sobre investigaciones en torno al medio ambiente. Sin embargo, el salto cualitativo de esta última edición ha sido pasar de los datos a las acciones. De ahí que nos sentamos plenamente identificados con su lema: la respuesta es verde. Porque consideramos que ha llegado el momento de dar el salto y llevar a cabo iniciativas reales y comprometidas. Ya hemos dado el primer paso.

 

 

Plan Estratégico de zonas verdes, arbolado y biodiversidad

Hoy os contamos cómo está desarrollando Cesyt el Plan de comunicación y divulgación que se enmarca dentro del Plan Estratégico de zonas verdes, arbolado y biodiversidad del Ayuntamiento de Madrid. Nos sentimos orgullosos de formar parte de este equipo de consultoras. También de tener la oportunidad de poner nuestro conocimiento y bagaje en comunicación al servicio de este ambicioso plan. Un reto más que apasionante por el compromiso que supone mejorar el patrimonio natural de esta ciudad. Y, sobre todo, ilusionante, por hacer partícipes a sus ciudadanos dándoles la oportunidad de contribuir a la calidad de vida presente y futura.

Poner en común y poder compartir una ciudad sostenible en un entorno acogedor y saludable es nuestro objetivo. En este sentido, consideramos que la implicación de la ciudadanía -tanto en el diagnóstico como en la decisión de las líneas de actuación para zonas verdes y arbolado- es más que necesaria. Dicha participación contribuirá a que se obtengan resultados más consensuados y, por ende, haya más conformidad en las actuaciones. Todo ello suma para alcanzar un aumento del grado de conservación de estos espacios.

Por la mejora del verde urbano y su biodiversidad

Nuestro objetivo es difundir, despertar interés y dar a conocer los beneficios del Plan Estratégico. Queremos concienciar al ciudadano y a los agentes sociales -a través de acciones participativas y lúdicas- de la necesidad de su implantación. Y, por último, deseamos despertar en cada uno de los madrileños esa inquietud por participar. Lo conseguiremos trabajando en espacios abiertos y bidireccionales. En definitiva, en escenarios que le son cercanos y cotidianos.

Todas nuestras acciones irán encaminadas a la consecución de un leit motiv: el compromiso con la mejora del verde urbano y su biodiversidad. Las campañas irán dirigidas a la ciudadanía, los agentes sociales culturales y ambientales de la ciudad. Habrá talleres, rutas, recorridos, exposiciones… etc. Estate atento porque te lo iremos contando en próximas entregas ¡No te las pierdas! ¿Quieres saber más?