Comienzan las obras para la renaturalización del Manzanares

Hace algún tiempo os comentábamos cómo la fauna y la flora de Madrid Río se había multiplicado gracias al plan del Ayuntamiento de Madrid para la renaturalización del río Manzanares. Pues bien, ha llegado el momento de comenzar las obras para que las acciones de mejora del entorno medioambiental continúen en esta dirección. El Consistorio pretende ampliar el efecto regenerador que inició en mayo del año pasado con la apertura de compuertas. Ahora, se centra en el tramo del río comprendido entre el Puente de los Franceses y el Puente de la Reina.

Como os contamos en anteriores entradas, los nuevos ecosistemas fluviales surgidos de manera natural en la mayor parte del río no arraigaron en el tramo citado. Las obras de remodelación que ahora comienzan pretenden incrementar la biodiversidad urbana y crear un corredor verde en esta zona. El presupuesto para llevar a cabo los trabajos es de 628.503 euros. En un primer momento, se eliminará la parte de la escollera superior y las especies vegetales que no sean autóctonas. La idea es que la parte de la escollera que no se retire se cubra con tierra vegetal.

En una segunda fase, se repoblarán ambas orillas con más de 16.800 plantas entre árboles, arbustos y estaquillas. Concretamente habrá fresnos, olmos, álamos blancos, alisos, majuelos, saúcos, rosas silvestres, tarays y sauces. Las plantaciones comenzarán este otoño y continuará en los primeros meses del próximo año. Por último, se van a instalar unas barandillas tanto en la calle Anicento Marinas como en la Ribera del Manzanares. Lo que supone la práctica totalidad del recorrido de 1,3 kilómetros de longitud.

Madrid + Natural

La renaturalización del Manzanares a su paso por la ciudad es parte del proyecto Madrid + Natural que a su vez se incluye en el Plan A de Calidad del Aire y Cambio Climático. Un plan con el que el Ayuntamiento de Madrid quiere adaptar a la ciudad al cambio climático. Las diferentes actuaciones, en este sentido, se basan en incrementar la biodiversidad urbana y crear un corredor verde que aumente la conectividad natural del río con los espacios de la urbe.

La integración paisajística del río en la ciudad, la mejora de ecosistemas ribereños y de la conectividad lateral del cauce con sus riberas, así como la mejora de la continuidad de los caudales y sedimentos han sido los principales objetivos de este proyecto. Un proyecto del que Cesyt se siente orgulloso. Gracias a nuestro plan de comunicación se ha conseguido que los vecinos que transitan por el río conozcan la razón que llevó a la apertura de las exclusas del río, los efectos que dicha apertura ha tenido sobre la dinámica del río y las acciones que se han llevado a cabo en la recuperación del tramo 1 del río.

 

Esta primavera más fauna y flora en Madrid Río

Si hace unos meses apuntábamos que la renaturalización del río Manzanares conseguiría un crecimiento de las especies que habitan en él, ahora lo confirmamos. Esta primavera han sido avistadas una familia de ocas del Nilo entre un total de 35 especies de aves. Sí, como lo oyen, ocas de Egipto. Sus padres proceden del lejano país y ahora ya son siete los miembros de este clan. Han anidado -nada menos- que debajo del Puente de Segovia.

Y es que esta primavera parece estar siendo de lo más prolífica. Desde el Puente de la Reina Victoria y el Puente Praga se puede ver a multitud de aves que corren con sus polluelos río arriba y abajo en busca de comida. Las más frecuentes son las ánades. Además de los paseantes que se paran a echarles pan, se pueden ver a muchos aficionados a la ornitología con sus prismáticos para no perderse el espectáculo de la naturaleza. No es para menos, otras aves que se pueden encontrar son el pájaro carpintero, el ruiseñor bastardo, la garza real,  la cigüeña, la paloma torcaz y la  golondrina.

Flora de altura

Pero la apertura de compuertas también ha provocado el surgimiento de nueva flora en las isletas que se crearon de manera natural. El poco caudal del río propició el crecimiento de las eneas, los juncos y los carrizos. Son los que más abundan. Entre ellos han empezado a brotar -también- una buena cantidad de álamos y sauces. Y parece que muchos de ellos ya superan los tres metros de altura.

Entre las presas número 4 y 6, cuya distancia es de dos kilómetros de longitud, es muy común ver carpas y buenos ejemplares de barbos, el pez autóctono del río que está en el momento de cría. La zona que ha quedado estancada sin aumento de flora ni de fauna es la comprendida entre el Puente de la Reina y el Puente de los Franceses. Están previstas obras de remodelación para principios de verano que incentiven la reproducción de más aves.