El Ayuntamiento de Madrid pide la opinión ciudadana sobre zonas verdes

El Ayuntamiento de Madrid pide la opinión ciudadana sobre zonas verdes a través de Decide Madrid. Todo el que quiera participar podrá hacerlo a través de su web hasta el 25 de octubre. Se plantea el estado de conservación y mejora del patrimonio natural y la biodiversidad de la ciudad. La consulta es un debate participativo que servirá para elaborar el futuro Plan Estratégico de Zonas Verdes, Arbolado y Biodiversidad.

La pretensión del Área de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento es que se definan las estrategias. Unas líneas a seguir a medio y largo plazo sobre la conservación de zonas verdes, parques, jardines y arbolado viario. El plan contempla la distribución de los espacios públicos, su diagnóstico de estado actual, las funciones sociales y ambientales de los mismos, las conexiones entre ellos y las propuestas de actuación en un futuro.

Mayor calidad y biodiversidad

El objetivo del Plan Estratégico de Zonas Verdes, Arbolado y Biodiversidad es claro. Se trata de contribuir a la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos y de la biodiversidad de la ciudad. En la elaboración del citado plan han participado técnicos municipales, asociaciones, foros locales, grupos ecologistas, partidos políticos y trabajadores del sector medioambiental.

Ha llegado el momento de conocer las opiniones de la ciudadanía. La voz popular será de vital importancia para la elaboración posterior de propuestas. El proceso participativo es uno de los pilares en los que se fundamenta este plan. Así que si todavía no lo habéis hecho, os invitamos a participar. Es muy sencillo, desde aquí puedes dejar plasmada tu percepción.

Hábitat Madrid, un programa para disfrutar de la sostenibilidad en otoño

El Área de Gobierno de Medio Ambiente y Movilidad de Madrid ha desarrollado Hábitat Madrid, un programa para disfrutar de la sostenibilidad en otoño. Un más que nutrido calendario de actividades que tendrá lugar durante los meses de octubre, noviembre y diciembre de carácter gratuito. Dirigidas al público general solo se requiere reserva previa. Los plazos de inscripción se abren un mes antes de la actividad en cuestión.

La oferta programada desde los centros de información y educación ambiental incluye visitas a parques, viveros y centros de fauna, además de talleres, exposiciones y jornadas ambientales. La Casa de Campo, la Dehesa de la Villa, El Retiro, El Parque del Oeste o la Quinta de los Molinos son solo algunos de los escenarios de estas actividades. Y los temas serán tan variados como opciones ofrece la naturaleza.

Una oferta variada

Habrá para todos los gustos. Para los amantes de la jardinería, talleres y cursos donde el huerto ecológico tendrá un espacio importante. Para los interesados en el avistamiento de aves habrá itinerarios ornitológicos. También hay espacio para los que simplemente quieran conocer de primera mano las instalaciones ambientales de su ciudad. Habrá rutas guiadas, talleres en familia, etc.

Todo pensado siempre dentro de un contexto lúdico festivo. Se han planteado mercadillos, fiestas, concursos, gymkanas, cuentacuentos, etc. En un marco donde la sostenibilidad es lo primero. Os dejamos el calendario de eventos para que no os perdáis nada y podáis hacer vuestra reserva lo antes posible. Más información en el teléfono  91 639 78 69 de 10 a 13 h de lunes a viernes. También podéis contactar a través del correo electrónicos: paa@talher.com

Un turismo sostenible para contribuir al desarrollo

Hoy celebramos el Día Mundial del Turismo. Este año, más que nunca, apostamos por un turismo sostenible para contribuir al desarrollo.  Porque también celebramos el Año Internacional del Turismo Sostenible. Doble celebración con el mismo objetivo. Usar de manera óptica los recursos naturales respetando las comunidades y el medio ambiente asegurando que las actividades económicas sean viables a largo plazo y que los beneficios se distribuyan de manera equitativa entre los diferentes actores.

El turismo es un sector al alza. La causa de su crecimiento durante la segunda mitad del siglo XX y el siglo XXI se debe a varias razones. Las posibilidades de viajar han aumentado gracias a la aprobación -en muchos países- de los derechos laborales y del crecimiento de la clase media. El uso de las nuevas tecnologías y el abaratamiento del transporte, especialmente el aéreo, también ha multiplicado los viajes internacionales. Es un sector que ha ido creciendo -incluso- durante la crisis económica mundial, las catástrofes naturales y las pandemias.

Hacia un turismo bien gestionado

Por esta tendencia, podemos concluir que el turismo bien gestionado puede convertirse en una valiosa herramienta para paliar la pobreza, proteger el medio ambiente y mejorar la calidad de vida de muchos de los países en desarrollo. Entendemos, pues, que un turismo bien concebido puede contribuir al desarrollo sostenible en los aspectos económico, social y medioambiental. Consiguiendo, además mayor empleo digno y oportunidades comerciales.

Para conseguir dichas metas es necesario que todos los actores implicados en este sector asuman sus responsabilidades y actúen en consecuencia. Es de vital importancia concienciar de la riqueza del patrimonio de las diversas civilizaciones y apreciar los valores de todas las culturas del mundo. Solo sumando la diversidad de las culturas se puede fortalecer la paz internacional. Esta celebración nos brinda una nueva oportunidad para reafirmar nuestro compromiso con la sostenibilidad, uno de nuestros leit motiv.

 

 

 

 

 

Los municipios más sostenibles de España

Ahora que estamos en pleno verano son muchos los que buscan un destino para descansar o disfrutar de la naturaleza. En cualquier caso, cada vez son más los que buscan un lugar que reúna ciertas condiciones de sostenibilidad, parece que ya no solo se elige “sol y playa”. Coincidiendo con que 2017 es el Año del Turismo Sostenible nos has parecido curioso desvelaros cuáles son los municipios menos contaminados de nuestro país.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el municipio de Campisábalos, en Guadalajara, encabeza la lista de localidades con el aire más limpio de Europa. En España, el resto de localidades menos contaminantes seleccionadas por el comparador de apartamentos vacacionales Hundredrooms, se reparten entre Canarias, Aragón, Baleares, Galicia, Cáceres, Valencia y País Vasco.

Destinos de interior y de costa

Siguiendo con la lista de la OMS, la localidad de El Pueyo de Araguás (en Aragón con 165 habitantes censados) es uno de los pueblos menos contaminados de nuestro continente. Por su parte, Menorca fue considerada en 2015 por Greenpeace como uno de los “puntos verdes” en su Radiografía social del medio ambiente en España. Santiago de Compostela, es otro de los lugares que encabeza esta lista. Le siguen el municipio de Telde, en Gran Canarias y el casco antiguo de Cáceres.

Según Hundredrooms, Tavernes de la Valldigna (el municipio valenciano de la Safor) es otro de los destinos de este top. Está en el ránking porque recibió en 2012 el Premio Conama a la Sostenibilidad, por sus iniciativas de movilidad, webs, talleres de educación y promoción de vehículos no motorizados. En el último puesto de esta la lista nos encontramos a la ciudad de San Sebastián (Guipúzcoa).

 

 

 

 

Plan de Ordenación del Uso Público del Retiro

Los grandes parques urbanos como El Retiro, localizados en el centro de capitales de primer orden, son referentes de uso público para ciudadanos y foráneos.  Su ubicación, belleza, conexión con la urbe e historia, los convierten en símbolos de la ciudad, reflejando los valores y atractivos de las mismas. Este es nuestro caso.

El Retiro es uno de los lugares más visitados de Madrid por el que pasan millones de usuarios al año. Es un espacio de recreo, paseo, ejercicio, relajación o diversión que se disfruta de manera individual, familiar o grupal. Destaca por su carácter de jardín histórico. Es un ejemplo de la evolución del paisajismo y la jardinería de los cuatro últimos siglos y es una muestra excepcional de arquitectura y arte. La suma de todos sus atributos le ha conducido a ser reconocido como bien cultural y así está catalogado (BIC).

Con el fin de poner en valor y salvaguardar los valores históricos del citado parque, se presentó la candidatura del «Sitio del Retiro y el Prado» para Patrimonio Mundial de la Unesco. En 2014 fue incluida en la Lista Indicativa de España como paso previo para su declaración definitiva. Esta inclusión de la candidatura madrileña en la lista española fue decidida por el Consejo de Patrimonio Histórico.

Acciona y Cesyt,impulsores del Plan

En este sentido, es un privilegio para Acciona -empresa responsable del contrato de conservación integral de los Parques Históricos de Madrid y más concretamente de los Jardines del Buen Retiro- desarrollar un Plan de Ordenación del Uso Público de este enclave paisajístico. Un honor que comparte con Cesyt, consultora especializada en Medio Ambiente y estrategias de desarrollo sostenible, protagonista –también- de dicho plan.

Los datos citados más arriba, unidos al hecho de que El Parque del Retiro es uno de los parques urbanos más grandes del mundo y clave en la configuración de la ciudad de Madrid hace que se plantee este plan. Con un importante y difícil reto: preservar los valores que se han construido y prolongado a través de la historia, al tiempo que se mantiene como espacio natural de distintos usos. Todo ello en un perfecto equilibrio que garantice la protección del conjunto no sólo a los visitantes actuales, sino también a futuras generaciones.

De este modo, este Plan de Ordenación arranca concibiendo el Parque de El Retiro como espacio público centrado en el usuario. Un usuario que se contempla como aliado, no como riesgo. Que es considerado desde el potencial, la inspiración y los activos que ofrece una comunidad local comprometida con sus espacios públicos. Un usuario que forma parte de la planeación, el diseño y el manejo del espacio. Lo que genera un lazo cuya consecuencia redunda en una fuerte vinculación con el mismo, haciéndole responsable y comprometido con su cuidado y con el mantenimiento de sus valores. Partimos de la vieja máxima de la educación ambiental: conocer para valorar, valorar para proteger.

Para el desarrollo de este plan se han establecido unos objetivos para los usuarios y otros para la gestión de las actividades y los equipamientos, sobre los que se ejecutarán las acciones de los diferentes programas. De este modo se podrá realizar un seguimiento que garantice la consecución de los objetivos del Plan.

Participación, análisis y diagnóstico

En primera instancia, nos interesa, principalmente, conocer a fondo el perfil y número de los visitantes del parque. Además del uso que realizan del mismo y sus expectativas, así como el impacto actual y potencial sobre los valores del parque. Pondremos la vista en la accesibilidad, las conexiones, la movilidad, la sociabilidad, el confort y la imagen, entre otros factores.

Para ello tendremos en cuenta la opinión de todos los agentes implicados, desde los trabajadores del mismo hasta los vecinos, asociaciones o visitantes. Su participación es de máxima importancia. La metodología incluye diferentes recursos como los sistemas de detección de presencia, por ejemplo. Otro medio serán las encuestas que se realizarán a lo largo de las distintas estaciones del año. Las primeras tendrán lugar el viernes 19, sábado 20 y domingo 21 de mayo, en diferentes puntos móviles de los Jardines del Buen Retiro.

Los datos obtenidos de todas las herramientas se cruzarán y enriquecerán los resultados. Serán de máxima utilidad ya que nos permitirán realizar análisis y posterior diagnóstico. Porque el Parque del Retiro merece el más alto nivel de protección, conservación y manejo. Es un símbolo de Madrid que genera identidad, refleja la calidad de vida y visualiza el importante patrimonio de la ciudad ¿Quieres saber más?

La energía eólica, la renovable más rentable

La energía eólica es la renovable con más proyección en nuestro país. Está considerada como la más desarrollada y madura y la segunda en nivel de producción. Se ha convertido en la gran impulsora de I+D y es una importante fuente de ingresos del Estado. Por todas estas razones y porque la electricidad que genera es “verde”, consideramos que tiene un potencial extraordinario para un futuro más limpio.

Lo cierto es que la energía eólica tiene un papel protagonista desde tiempos remotos. Muchas civilizaciones la emplearon como fuerza motriz para sus molinos o barcos a vela. A principios del S. XX se conciben los aerogeneradores, que aprovechan esta fuente de energía renovable para generar electricidad. A partir de ese momento se multiplicaron los postes de grandes dimensiones con una hélice central. Y se diseminaron por los campos de nuestro país y, también, sobre el agua.

El mecanismo de funcionamiento es sencillo. Las hélices se mueven en función de la velocidad del viento. Mediante un sistema de tipo mecánico gira el rotor de un generador que es el que produce la energía eléctrica. Los campos eólicos suelen establecerse en las zonas en las que hay más viento para que se aproveche de manera más eficiente. La pretensión, además, es que el impacto ambiental sea el menor posible.

Datos favorables

Con el aumento de la potencia instalada de 38 MW, esta fuente de energía inagotable se ha convertido en la segunda fuente de generación eléctrica en España en 2016. Lo que sitúa a España en el quinto lugar mundial en términos de potencia eólica instalada. Estaríamos después de China, Estados Unidos, Alemania e India. La contribución de la energía eólica al PIB es del 0.25%, los que representa unos 2.700 millones de euros.

Los datos resultantes de su explotación son más que óptimos, si tenemos en cuenta que esta industria exporta tecnología por valor de 2.900 millones de euros al año. Se estima que la inversión en I + D para innovar y desarrollar estas tecnologías es de unos 85.5 millones de € cada año. La conclusión sería que, además de que las cuentas económicas salen favorables , su empleo preserva el medio ambiente, lo que supone un valor añadido.

 

 

El jardín vertical más grande del mundo

En las ciudades de este primer mundo globalizado es difícil que la vegetación forme parte del hábitat común. La casa, el trabajo, los espacios públicos carecen, en buena medida, de suelo y tierra para plantar. Los jardines verticales son una solución para adaptar la naturaleza viva a los espacios artificiales donde vivimos. El edificio Santalaia de Colombia es una prueba de ello convirtiéndose en el jardín vertical más grande del mundo.

Lo cierto es que el edificio Santalaia de Bogotá es una verdadera obra maestra, tanto desde el punto de vista arquitectónico como medioambiental. Es un espectacular jardín vertical cuyo techo y paredes exteriores son verdes, una alternativa sostenible para que las ciudades sean menos grises. Se terminó a principios de 2016 y, hasta la fecha, es el jardín vertical más grande del mundo. Todo el que lo ve coincide en que es una obra de gran impacto visual y ambiental.

Diseño y biodiversidad en uno

Ha sido diseñado y construido por la firma Exacta Proyecto Total. Fueron ellos quienes construyeron el jardín con Groncol, utilizando la tecnología de la empresa española Paisajismo Urbano. Solo han tardado ocho meses en levantar este coloso de más de 3.100 metros cuadrados. Su cobertura vegetal está compuesta por cerca de 115.000 plantas de diez especies y cinco familias diferentes. Lo que le convierte en un edificio vivo con capas uniformes de plantas tanto en color como en volumen.

Uno de los retos ha sido el sistema de riego. Conseguido gracias a los 42 sectores que se regulan automáticamente con la humedad y la radiación solar. En el proceso tiene vital importancia una planta de tratamiento de agua que recicla la que sobra del riego, el agua de la lluvia y las aguas grises del edificio. Si a esto le añadimos que la vegetación exterior del muro es capaz de producir el oxígeno necesario anual de 3000 personas y eliminar 2000 toneladas de gases nocivos al año, el resultado es más que óptimo.

 

 

 

 

Soluciones ad hoc: infraestructuras verdes

Los ecosistemas, que se enriquecen con la diversidad de la vida que habita en ellos, propician bienes y servicios que muchas veces pasan desapercibidos. La fertilización del suelo, el almacenamiento de carbono o la purificación del agua son atributos inherentes a la naturaleza que sirven para frenar y controlar el cambio climático. Si, además de proteger estos procesos naturales, impulsamos las infraestructuras verdes el resultado será más que óptimo.

La búsqueda de soluciones humanas para sustituir lo que la naturaleza produce de manera altruista es una manera inteligente de explotar los recursos medioambientales. Se entiende por infraestructura verde la utilización de la vegetación, los suelos y los procesos naturales, entre otros, para la gestión óptima de los recursos y la obtención de ambientes urbanos más saludables. Y en esa línea se está trabajando desde algunos gobiernos, dentro y fuera de la Unión Europea.

Un caso concreto

Ponemos algún ejemplo. En algunas ciudades con sistemas de drenaje cloacal y pluvial combinados, las lluvias intensas, en ocasiones, sobrepasan las previsiones. Las consecuencias son pérdidas cuantiosas, no solo materiales, sino también, humanas y ambientales. Implantar infraestructuras verdes evitaría que el agua de la lluvia llegase al sistema de drenaje. El objetivo sería la absorción y almacenamiento del agua simulando las funciones propias de la naturaleza.

Para ello, habría que redirigir los canales tradicionales de recolección de aguas de lluvias hacia depósitos. El agua almacenada podría ser utilizada para regar jardines, por ejemplo. Otra solución para evitar la pérdida de agua sería la sustitución de los suelos tradicionales por pavimentos permeables. Y una alternativa más: los techos verdes. Que no es más que jardines y vegetación en techos y azoteas permitiendo la captación del agua además del aislamiento térmico del edificio.

Pero, la implementación de infraestructuras verdes va más allá del citado caso. Tiene aplicaciones en el sector agrícola, forestal, en los transportes, en la energía, en la ordenación del territorio… Para desarrollar una red de infraestructuras verdes se hace necesario el estudio y fomento de nuevas tecnologías por parte de las instituciones gubernamentales y de otro orden. Las ventajas ecológicas, económicas y sociales son más que notables. Aumentan las oportunidades de trabajo, existe una ventajosa relación coste- eficiencia y son rentables en el tiempo. Soluciones verdes que satisfacen a personas y medio ambiente ¿Se puede pedir más?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los beneficios de los árboles urbanos

La rápida extensión de las ciudades, en ocasiones, tiene efectos nocivos en el medio ambiente. En este sentido, la urbanización sin planificación estratégica de los recursos naturales sumado al cambio climático contribuyen a empeorar la calidad de vida. Hoy os hablamos de los beneficios de los árboles urbanos. De cómo pueden llegar a paliar las circunstancias descritas anteriormente y propiciar ciudades más sostenibles.

Es obvio decir que los árboles juegan un papel protagonista en el aumento de la biodiversidad ya que proporcionan a los animales y plantas un hábitat. Pero además de esto, son uno de los mejores filtros para frenar la contaminación. Su capacidad de generar oxígeno, por un lado, y de absorción de gases contaminantes (como el monóxido de carbono, óxidos de nitrógeno, ozono y óxidos de sulfuro) por otro, ralentiza el cambio climático.

Todo son ventajas

En esta cadena de bondades en contra del calentamiento global, los árboles también tienen la cualidad de bajar las temperaturas (de 2 a 8 grados celsius). Las personas cuyas viviendas tienen a su alrededor un parque ostentan el privilegio de respirar un aire más puro y fresco. Por ende, mejora su calidad de vida física y mental. Respecto a la energía, los árboles también contribuyen a la conservación de la misma (aire acondicionado y calefacción) al reducir las emisiones de carbono.

Otra de las funciones de los árboles es la regulación del flujo del agua. Cuyo efecto principal es evitar inundaciones u otros desastres naturales. Por otro lado, facilitan el drenaje de las aguas cuando llueve. Y de este modo favorecen el mantenimiento del paisaje al ser más eficientes los sistemas de alcantarillado. Podemos sumar aún más ventajas: dan alimentos (frutos, hojas y frutos secos) además de la madera que satisface otras necesidades.

Con todo ello, podemos resumir que los árboles aportan, siempre, beneficios. Y en los espacios urbanos, éstos son más notorios. De hecho, el valor de una propiedad aumenta considerablemente si tiene en sus proximidades estos seres vivos. Reducen el ruido, purifican el aire, añaden sensación de bienestar… ¿qué más se puede pedir? Son uno de los recursos ambientales que mejoran el paisaje urbano de las ciudades de hoy.

 

2017: Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo

El año que acabamos de comenzar viene cargado de buenas intenciones. Y es que 2017 será el Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo. Así lo ha declarado Naciones Unidas y desde Cesyt estamos encantados de que así sea. La idea es que los responsables este sector y el público en general tomen decisiones acertadas para la consecución de un turismo que catalice hacia el cambio positivo ¡Nos congratulamos!

Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)

Las acciones irán dirigidas a fomentar un cambio en las políticas empresariales y en el comportamiento de los consumidores. Un cambio dirigido hacia un turismo de desarrollo sostenible. La importancia del turismo sostenible es esencial porque ya se contemplaba entre los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) aprobados por la ONU en 2015. Los citados 17 objetivos tienen como finalidad acabar en 2030 con la pobreza y el hambre en el mundo. El turismo figura en tres de los ODS:

Objetivo 8: promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos. Actualmente, uno de cada once puestos de trabajo procede del sector turístico.

Objetivo 12: consumo y producción sostenibles. Los ODS proponen la creación de prácticas que generen puestos de trabajo de turismo sostenible y que promuevan la cultura y los productos autóctonos.

Objetivo 14: conservar y utilizar de manera responsable los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible. El desarrollo del turismo ha de ir dirigido a conservar y preservar  los ecosistemas frágiles.

Algunas recomendaciones

Con estas metas; Consumer nos ofrece algunas recomendaciones que podemos asumir para aportar nuestro granito de arena al bien común. Cuesta muy poco tomarlas en cuenta, desde la responsabilidad propia, y contribuyen en buena medida a la consecución de los objetivos planteados. Aquí os las dejamos: Elegir empresas turísticas que garanticen el respeto hacia el medio ambiente y los derechos humanos. Utilizar los recursos naturales desde la moderación. Reducir la generación de residuos. Respetar los espacios naturales y evitar el menor impacto medioambiental. Si decidimos comprar regalos o recuerdos, apostar por los productos locales que fomentan la economía del lugar. No adquirir ni fauna ni flora protegida. Visitar los espacios protegidos para que los gastos repercutan en su protección. Por último, evitar el coche privado.