Los municipios más sostenibles de España

Ahora que estamos en pleno verano son muchos los que buscan un destino para descansar o disfrutar de la naturaleza. En cualquier caso, cada vez son más los que buscan un lugar que reúna ciertas condiciones de sostenibilidad, parece que ya no solo se elige “sol y playa”. Coincidiendo con que 2017 es el Año del Turismo Sostenible nos has parecido curioso desvelaros cuáles son los municipios menos contaminados de nuestro país.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el municipio de Campisábalos, en Guadalajara, encabeza la lista de localidades con el aire más limpio de Europa. En España, el resto de localidades menos contaminantes seleccionadas por el comparador de apartamentos vacacionales Hundredrooms, se reparten entre Canarias, Aragón, Baleares, Galicia, Cáceres, Valencia y País Vasco.

Destinos de interior y de costa

Siguiendo con la lista de la OMS, la localidad de El Pueyo de Araguás (en Aragón con 165 habitantes censados) es uno de los pueblos menos contaminados de nuestro continente. Por su parte, Menorca fue considerada en 2015 por Greenpeace como uno de los “puntos verdes” en su Radiografía social del medio ambiente en España. Santiago de Compostela, es otro de los lugares que encabeza esta lista. Le siguen el municipio de Telde, en Gran Canarias y el casco antiguo de Cáceres.

Según Hundredrooms, Tavernes de la Valldigna (el municipio valenciano de la Safor) es otro de los destinos de este top. Está en el ránking porque recibió en 2012 el Premio Conama a la Sostenibilidad, por sus iniciativas de movilidad, webs, talleres de educación y promoción de vehículos no motorizados. En el último puesto de esta la lista nos encontramos a la ciudad de San Sebastián (Guipúzcoa).

 

 

 

 

El valor mediambiental, factor determinante en la elección de vacaciones

Ahora que tenemos la Semana Santa a la vuelta de la esquina es hora de ir pensando en vacaciones. Cuando nos planteamos salir unos días de la rutina ¿en qué pensamos? ¿qué es lo que realmente nos impulsa a decidirnos por un destino y no otro? Influyen muchos factores personales, por supuesto, pero -parece- que el valor medioambiental también importa. Al menos, es lo que se desprende de un estudio del barómetro Flash 432 sobre Turismo de la Unión Europea.

Como sabéis, estamos celebrando el Año Internacional del Turismo Sostenible. Y lo cierto es que el resultado de dicho análisis arroja unos resultados, en este sentido, muy optimistas. Si analizamos las inclinaciones de los españoles, constatamos que el 23 por ciento tenemos en cuenta el valor ambiental de un destino a la hora de elegirlo como lugar de vacaciones.

Para los europeos, la naturaleza es la tercera causa por la que visitan un lugar. En primera instancia, prima la combinación sol y playa y, después, las visitas a la familia y amigos. Concretamente, el 31 por ciento de los ciudadanos de la UE tienen presentes los valores naturales del destino a la hora de tomar una decisión para sus días de asueto. Y van más allá. Si deciden volver, para el 45% de ellos, las características naturales son determinantes.

La ornitología al alza

Nuestro país tiene una privilegiada situación geográfica además de una amplia diversidad de hábitats. Contamos desde zonas áridas como Almería hasta los bosques atlánticos de la cornisa cantábrica. Según la organización conservacionista SEO/BirdLife, los turistas aficionados a la observación de aves tienen muchos escenarios para la práctica de esta actividad. Doñana, Monfragüe, el Delta del Ebro, las Tablas de Daimiel o L’Albufera de Valencia son zonas más que conocidas internacionalmente entre los llamados “birdwatchers”.

España se convierte así en un destino ornitológico sostenible. Un potencial que genera riqueza, empleo verde y desarrollo rural. Dicha ONG pone a disposición del público las diez reservas ornitológicas que gestiona en el territorio nacional, como Los Albardales (Madrid), la laguna de El Oso (Ávila) o Palacios de Compludo (León). Unos espacios que “alojan hábitats y biodiversidad muy representativos, dan cobijo a auténticas joyas para los pajareros y contribuyen a completar la Red Natura 2000 a lo largo y ancho del territorio”.

 

2017: Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo

El año que acabamos de comenzar viene cargado de buenas intenciones. Y es que 2017 será el Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo. Así lo ha declarado Naciones Unidas y desde Cesyt estamos encantados de que así sea. La idea es que los responsables este sector y el público en general tomen decisiones acertadas para la consecución de un turismo que catalice hacia el cambio positivo ¡Nos congratulamos!

Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)

Las acciones irán dirigidas a fomentar un cambio en las políticas empresariales y en el comportamiento de los consumidores. Un cambio dirigido hacia un turismo de desarrollo sostenible. La importancia del turismo sostenible es esencial porque ya se contemplaba entre los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) aprobados por la ONU en 2015. Los citados 17 objetivos tienen como finalidad acabar en 2030 con la pobreza y el hambre en el mundo. El turismo figura en tres de los ODS:

Objetivo 8: promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos. Actualmente, uno de cada once puestos de trabajo procede del sector turístico.

Objetivo 12: consumo y producción sostenibles. Los ODS proponen la creación de prácticas que generen puestos de trabajo de turismo sostenible y que promuevan la cultura y los productos autóctonos.

Objetivo 14: conservar y utilizar de manera responsable los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible. El desarrollo del turismo ha de ir dirigido a conservar y preservar  los ecosistemas frágiles.

Algunas recomendaciones

Con estas metas; Consumer nos ofrece algunas recomendaciones que podemos asumir para aportar nuestro granito de arena al bien común. Cuesta muy poco tomarlas en cuenta, desde la responsabilidad propia, y contribuyen en buena medida a la consecución de los objetivos planteados. Aquí os las dejamos: Elegir empresas turísticas que garanticen el respeto hacia el medio ambiente y los derechos humanos. Utilizar los recursos naturales desde la moderación. Reducir la generación de residuos. Respetar los espacios naturales y evitar el menor impacto medioambiental. Si decidimos comprar regalos o recuerdos, apostar por los productos locales que fomentan la economía del lugar. No adquirir ni fauna ni flora protegida. Visitar los espacios protegidos para que los gastos repercutan en su protección. Por último, evitar el coche privado.